sábado, 29 de diciembre de 2012

Capítulo 6. El Capitolio.


Siento no haber escrito más a menudo pero resulta que tengo que leerme dos libros estas navidades (La Celestina y uno en inglés) y hacer muchos deberes y voy fatal de tiempo. Además esta semana cada aparato electrónico que tocaba se volvía en mi contra y me ha sido imposible subir nada. En fin aquí está el sexto capítulo y, como siempre, espero que os guste.

Llevo toda la noche sin dormir. No he conseguido mantener los ojos cerrados ni un solo minuto. Me estoy preguntando si habrá amanecido ya cuando suenan unos golpes en la puerta.
-¿Gale? Effie quiere vernos dentro de un rato en el comedor. Date prisa.
Me levanto corriendo de la cama y abro la puerta para preguntarle a Katniss si ha recordado algo, pero al otro lado de la puerta solo encuentro una gran ventana que muestra un soleado día. Cierro mis ojos acostumbrados a la oscuridad, pero la intensidad de la luz es tal que estos comienzan a llorar y tengo que cerrar la puerta. Hace un día precioso. Es el típico día en el que cogería mi saco de trampas y me iría a cazar al bosque junto a Katniss.
‘Ya no estamos en el Distrito 12’ me digo a mí mismo. ‘No volverás a pisar el bosque nunca más’. Entro en la ducha y cierro la puerta de un portazo. Hace solo veinticuatro horas que estoy bajo el control del Capitolio y parece que haya estado años. ‘Porque has estado años, Gale. Desde que naciste estás bajo su poder’ Entro en la ducha y me ducho con agua muy fría, deseando que ésta sea capaz de llevarse todos esos pensamientos negativos que pueblan mi mente.
Cuando salgo de la ducha me pongo unos pantalones oscuros y una camisa blanca. Voy muy normal.
-Perfecto para ir al Capitolio – digo sonriendo irónicamente.
Me voy al comedor y cuando llego ya están todos esperándome para desayunar. Noto como Effie me mira de arriba abajo y arruga un poco la nariz. Esto me hace sonreír ampliamente. Me sirvo mucha comida ya que he pasado toda la noche en vela y tengo mucha hambre. Mientras comemos algo me llama la atención en Katniss.
-Esa es la insignia que llevaba Madge.
Ella se queda mirándome. Después baja la mirada hacia la insignia y vuelve a mirarme.
-Sí. Me la dio cuando vino a despedirse de mí.
-¿Quién más se despidió de ti? – la verdad es que esa pregunta lleva dobles intenciones.
-Mi madre y mi hermana. ¿Y a ti?
-Mis hermanos, mi madre, Madge – veo como abre mucho los ojos. Me detengo un momento ya que no sé si seguir. Decido hacerlo. – y Peeta.
-¿Peeta?  - su cara solo muestra extrañeza. O no sabía que Peeta me visitaría o lo sabía y ahora es muy buena actriz.
-Sí. Peeta Mellark, el hijo del panadero.
-Sé quien es Peeta. Pero lo que no sabía es que te llevaras bien con él.
-Lo mismo puedo decirte. – y entonces esa espina de curiosidad que lleva atormentándome desde la despedida de Peeta  vuelve a hacerse recordar. Peeta Mellark y Katniss tienen algo. Sino, ¿por qué me pediría Peeta ese favor?
-¿Qué quieres decir?
-¿Yo? Nada. ¿Qué crees que quiero decir?
-Gale, - me mira fijamente a los ojos- ¿qué estás insinuando?
-Yo no insinúo nada – sin darme cuenta los dos hemos acabado de pie y hablamos muy alto. – Solo que podrías haberme contado cosas que no me has contado.
-¿Qué? – su expresión es de una extrañeza extrema - ¿Qué es lo que no te he contado? Gale, eres mi mejor amigo. Te lo he contado todo hasta... – se calla y se sienta.
-¿Hasta? Termina la frase Katniss – aunque no lo crea esto me está haciendo más daño a mí que a ella. Sé que deberíamos hablar esto en privado, ya que Effie y Haymitch nos miran boquiabiertos. Pero el de anoche fue nuestro último momento a solas.
-No sé, Gale. Tal vez hasta que ambos salimos elegidos para matarnos el uno a otro y me di cuenta de que sólo uno volverá a casa. Y como sabrás, yo tengo familia.
-Yo también la tengo Katniss. Y no me cambies de tema.
-Por favor Gale – mi nombre no llega a pronunciarlo sino que lo resopla, cansada - ¿De qué estábamos hablando?
-¿Peeta Mellark te visitó? – directo. Cuanto antes terminé esta absurda conversación mejor.
-No – lo dice completamente seria y por un momento llego a creerla. – Yo no me llevo tan bien con él como parece que te llevas tú. – abro la boca para responder pero ella me interrumpe. – Y dime, ¿qué tiene que ver Peeta?
-Nada, vamos a dejarlo mejor.
Entonces Haymitch comienza a reírse muy fuerte. Effie pega un saltito y carraspea para llamar su atención, pero él no le hace caso y sigue riendo.
-¿Qué tiene tanta gracia?
-¿Tú que crees, preciosa? – Katniss y yo nos miramos sorprendidos. Esperamos a que recupere el aliento y volvemos a mirarlo. – Oh, vamos. Como si no lo supieseis. Este año los juegos van a ser muy entretenidos. – y comienza a reírse de nuevo.
-Esto… Haymitch, ¿qué se supone que tenemos que saber? ¡Y deja de reírte! ¿Qué es tan gracioso? – mi pregunta solo hace que se ría aún más fuerte. Comienzan a caer lágrimas por su cara.
-¡NO TE RIAS HAYMITCH! Se supone que eres nuestro mentor, tienes que ayudarnos no reírte de nosotros. – Katniss está roja de enfado.
-Vosotros dos, ¿sois amigos?
-Sí. – Decimos los dos al unísono – Se supone.
-¿Se supone? – Lo que Katniss acaba de decir me ha sentado como una puñalada - ¿Qué ha cambiado entre nosotros?
-No lo sé, Gale. Pero tener amigos en la arena no nos ayudará – esto lo dice con los ojos fijos en la mesa, sin mirarme.
-Tal vez podáis aliaros.
-¿Como los profesionales? – como siempre Katniss se adelanta a mi pregunta.
-Sí. Podéis intentar llegar lo más lejos posible juntos y después os separáis. Alguno conseguirá llegar al final.
-No. – Dice secamente Katniss – Si nos aliamos tenemos más probabilidades de llegar juntos al final y no creo que seamos capaces de matarnos el uno al otro. ¿No crees?
Asiento con la cabeza. Tal vez en el momento esté tan desesperado por volver a casa que sea capaz de matar a mi mejor amiga, pero no ahora mismo. Terminamos de comer en silencio mientras intento aclarar la conversación tan rara que he tenido con Katniss. Sigo creyendo que entre ella y Peeta hay algo, de eso es de lo único que estoy seguro. Pero parecía que ella no tenía la menor idea de lo que hablaba antes. Aunque si no hubiera nada entre ellos, ¿a qué venía esa promesa que Peeta pretendía que le hiciese?
-Ya hemos llegado – la voz cantarina de Effie hace que regrese a la realidad.
Katniss y yo nos ponemos en pie y nos acercamos a las ventanas. Pero no nos da tiempo a ver otra cosa que no sea el soleado día que hace justo antes de que una gran persiana cierre las ventanas. Katniss y yo nos echamos hacia atrás.
-¿Qué ha pasado? – sin darme cuenta he agarrado a Katniss y la he abrazado, protegiéndola.
En el tren se ha hecho una oscuridad total y no sé donde se encuentran ninguno de los dos adultos que nos acompañan.
-No lo sé – por primera vez desde que la conozco noto preocupación en la voz de Effie, es una mujer que siempre lo tiene todo bajo control y esto no entraba en sus planes.
De repente se encienden las luces y todos cerramos los ojos, cegados. La luz no proviene de las ventanas, sino de las lámparas de araña que hay sobre nuestras cabezas.  Cuando consigo adaptarme a la luz noto que Katniss ya se ha separado de mí y me mira a los ojos.
-Tenemos que hablar- asiento con la cabeza a modo de respuesta. Ahora mismo tenemos que hablar y me da igual lo que oiga el Capitolio.
-Chicos, ya hemos llegado. Creo que deberíamos arreglarnos. Pero tardaremos cinco minutos en poder salir del tren así que os dejaremos solos un momento. – Effie le da un golpe a Haymitch que está medio dormido en la silla y cuando éste se espabila los dos salen y nos dejan a solas.
-¿Qué ha sido es? – parece que no soy el único al que le da igual lo que el Capitolio oiga.
-No lo sé, algo me dice que no quieren que veamos el Capitolio… aún. – le guiño un ojo para que intente darse cuenta de que ese ‘aún’ también significa ‘tampoco’.
-Tal vez, pero parece ser que esto no lo han hecho años antes ya que Effie se ha sobresaltado, ¿no crees?
-Sí, me he dado cuenta.
-Bien, ahora dos cosas. Gale, ¿quieres que seamos aliados? – me pregunta temerosa, teme que la respuesta sea sí. La verdad es que yo tampoco sé lo que quiero.
-No lo sé. Eres fuerte Catnip – llamarla así hace que me sonría de nuevo como no hace mucho – y sé que juntos tendríamos muchas más posibilidades de llegar lejos pero como bien has dicho antes, si llegamos  juntos al final no creo que sea capaz de matarte. Por eso creo que deberíamos decidirlo en la arena.
-¿Cómo? – de nuevo, cara de incertidumbre.
-Aún no sabemos como es la arena. Si al estar allí vemos que vamos a necesitar la ayuda del otro pues me haces una señal y vamos juntos.
-Está bien. Y segundo, ¿qué era todo eso que me estabas preguntando antes?
-Déjalo. Estoy un poco confundido con todo esto.- no voy a contarle lo que hablé con Peeta, al menos no ahora.
La puerta se abre de golpe y aparece un agente de paz.
-Acompáñenme a la salida tributos.
Katniss y yo nos miramos de golpe. Este agente de paz es uno de los que estuvieron a punto de descubrirnos anoche. Ambos asentimos con la cabeza y vamos detrás de él. De repente Katniss me tira del brazo y pega su boca a mi oído.
-Séneca Crane es el vigilante jefe de los juegos, me lo ha dicho Effie. Por lo que tengo entendido, encima de él solo está el presidente Snow. – al mencionar el nombre del presidente se me rizan los pelos de la nuca.
Cuando se separa tiene el ceño fruncido. Las órdenes de Séneca deben de haber sido aprobadas por el presidente Snow, y eso ella lo sabe. Volvemos a girarnos, el agente nos mira impaciente y continuamos nuestro camino tras él. Caminamos por el pasillo y dejamos atrás nuestras habitaciones. Cuando llegamos a una puerta nos empujan violentamente y nos meten en un coche negro. Tiene los cristales tintados, pero no son los de fuera los que no pueden vernos, sino nosotros.

Esta vez el viaje es más corto, además es Katniss la que se sienta junto a Effie y, aunque aún sigo escuchándola desde mi lado, puedo pensar con claridad sin que me altere su voz. Cuando llegamos vuelven a sacarnos del coche con brusquedad y nos meten en un ascensor.
-Bienvenidos al Capitolio. A cada tributo se le ha asignado una planta y como nosotros somos del Distrito 12 tenemos la última planta, así que podemos acceder al tejado. – Comienza a explicarnos Effie mientras el ascensor sube – Hoy es el desfile de los tributos así que cada uno debe ir a su habitación. Allí estarán esperándoos vuestros equipos de preparación y vuestro estilista. Os prepararán para presentaros ante todo Panem.
El ascensor se detiene y las puertas se abren, mostrándonos el mejor alojamiento que jamás me haya imaginado. Los muebles son muy bonitos y modernos. Me quedaría para investigar hasta el último rincón, pero Effie no deja de gritar y decir que nos demos prisa, así que me dirijo a mi habitación.
Cuando entro me encuentro con tres caras mirándome. Rápidamente salto hacia atrás y mis músculos se tensan. Después me relajo ya que parece que no pretenden hacerme daño. Pero, ¿qué son estas criaturas?

10 comentarios:

  1. Escribes de maravilla, en serio debes de tener un don o algo. ¡Sigue así, me encanta tu historia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guauu me alegro de que te guste jajajaj ojalá fuera un don pero no sé, no creo que sea para tanto, será de tanto leer :)

      Eliminar
  2. Anaaa, aunque ya lo sabes te lo repito, estas nominada a la mejor historia inventada de LJDH en los PREMIOS EVERDEEN de mi blog, Sigo Apostando Por ti;)

    ResponderEliminar
  3. Holaa, tu historia es genial. No soy muy Team Gale, pero aún así me parece genial :D
    Me afilias?, yo ye afilio en cuanto pueda.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste ^^ Claro, en cuanto puedo te afilio jajaja (:

      Eliminar
  4. Hola me ha encantado tu historia desde el primer capitulo
    Escribes super bien y me encanto este capitulo como todos los demas capitulos!!! Espero que pronto subais el siguiente !!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En serio crees que escribo tan bien? Jajaja
      Lo subiré en cuanto tengo un rato libre, estoy muy ocupada ultimamente :)
      Besos ^^

      Eliminar
  5. Estoy empezando a pensar que los del capitolio tenían cámaras en el bosque y han oído los comentarios de Gale contra el capitolio porque si no no me explico tantas "precauciones". Cada vez me sorprendes más chica, ya tengo ganas de ver como va a ser el desfile, la arena, etc. A ver que tienes planeado :)

    ResponderEliminar
  6. Jajaja ya verás si lo que crees es cierto o no :)
    Lo subiré lo más rápido que pueda pero no doy a basto con tantas cosas del insti jaja (:

    ResponderEliminar