domingo, 31 de marzo de 2013

Capítulo 14. Sorpresas


Hola chicos. Aquí os traigo el capítulo 14. Pensaba subirlo antes pero me ha sido imposible, lo siento. La semana que viene no sé si podré subir el capítulo porque estoy de viaje y vuelvo el sábado por la noche, de todas formas intentaré escribirlo el domingo. Otra cosa que tengo que deciros, no sé si lo habréis visto, pero ya he subido las dos primeras imágenes, tengo que dar las gracias a Celia (: Hubo un problema con mi gmail así que no he recibido ninguna imagen, ni siquiera las suyas. Por ello os pido que si me habéis mandado alguna volváis a enviármelas aquí: anadlchica_96@hotmail.com Y POR FAVOR MANDÁDMELAS. Bueno os dejo ya con el apítulo. Espero que os guste.


Entro en el ascensor y subo a la planta doce. Esta vez estoy solo, lo que me da una oportunidad para pensar sin que Katniss esté en mis pensamientos. Aún siento el dolor en el costado tras la caída y cada vez estoy más seguro de haberme lesionado alguna costilla.
Cuando llego a la planta me voy a mi dormitorio ya que necesito darme una ducha antes de saber los resultados y así poder pensar con tranquilidad. Lleno la bañera de agua caliente y me meto dentro. La espera fue demasiado agotadora y esa charla con Clove no me ayudó. Mientras hablaba con ella sentía pena e incluso temor por tener que matar a alguien que había sido elegida, como yo, para este maldito espectáculo. Sin embargo, conforme los tributos siguieron saliendo, me di cuenta de que esa chica podía haber hablado con cualquiera, pero me había elegido a mí. Y esa elección era por algo; algo que yo tengo y ella quiere o necesita. También recapacito sobre la prueba y sobre esos ojos, los ojos de Séneca Crane. Decido no darle tantas vueltas al tema ya que empieza a dolerme fuertemente la cabeza. Cuando salgo del baño me miro al espejo y veo que tengo el costado muy rojo, probablemente mañana habrá adquirido un color morado.
Me visto con unos pantalones azules y una camisa blanca y salgo para la cena. Allí están todos: Haymitch, Effie, Cinna y Portia. Sólo falta Katniss. Me siento enfrente de Haymitch, quien me dirige una mirada acusadora.
-¿Qué tal la prueba? Normalmente consigo enterarme de algo, pero este año han aumentado los controles en cuanto a la sesión privada – dice haciendo una mueca.
¿Han aumentado los controles? Algo me dice que esto puede estar relacionado con lo que oímos Katniss y yo aquella noche en el tren.
-Arco y cuchillo, aunque lo sabrás con las puntuaciones.
En ese momento en la sala puerta Katniss, pero antes de avanzar se detiene un momento en la puerta, dudosa.
-Siéntate, preciosa. Estábamos hablando de la sesión. ¿Qué tal te ha ido?
Katniss se aproxima y se sienta a mi lado.
-He disparado a los vigilantes.
-¿Qué has hecho qué? – miro a Haymitch que está atónito. Jamás hubiese pensado que alguien podría llegar a abrir tanto los ojos, parece que se le van a salir de las órbitas.
-¿Cómo? – la voz chillona de Effie se escucha por encima del bullicio que en dos segundos se ha organizado.
Katniss se limita a encogerse de hombros.
-Dijiste que hiciésemos que nos recordasen, Haymitch. Sólo he seguido tus consejos.
Por el rabillo del ojo veo que Haymitch hace un gran esfuerzo por tranquilizarse.
-Tampoco me refería a eso. No quiero que los mates para que te recuerden.
-¡No me hacían caso Haymitch! – a mi lado noto como Katniss comienza a enfadarse y sube mucho el tono de voz. – Estaba disparando y no me miraban. Entonces vi que había un cerdo con una manzana y bueno… Disparé a la manzana.
Me da un ataque de risa y comienzo a reírme como hace mucho que no hago. Veo que todos me miran extrañados, pero yo no puedo dejar de reír. Al rato una risa dulce se una a la mía y esto me hace sonreír aún más.
-Katniss hay mejores modos de llamar la atención – dice Effie. Parece preocupada por la reacción que tendrán los Vigilantes y de cómo puede afectar eso a Katniss. Pero esa reacción para mí es solo teatro. En el fondo lo que quiere es que nuestras posiciones sean altas para que a ella la asciendan a un distrito superior. Y si Katniss saca un cero no podrá cumplir su sueño.
Katniss y yo nos calmamos he intentamos recuperar el aliento.
-Lo hecho ya está hecho, Effie. – dice Katniss sin darle importancia al asunto, aunque sí la tiene.
-Katniss debes intentar ser más tranquila. Las chicas enfadadas y temerarias no consiguen muchos patrocinadores – Cinna se ha mantenido hasta el momento en silencio, pero él es uno de los que debe ayudar a Katniss a conseguir patrocinadores, era cuestión de tiempo que interviniera. - Son las primeras en caer en la arena. No muchos apostarán por ti si sigues con esa actitud.
Ella asiente y baja la cabeza.
-No te desanimes, no creo que sea peor que yo.
En el momento que termino mi frase noto cinco pares de ojos clavados en mí.
-¿Qué ha ocurrido, Gale? – me pregunta Portia a mi lado.
-Colgué unos muñecos y les disparé con el arco. Pero me quedé sin flechas para uno, así que me colgué de las barras para cortarlo con un cuchillo. – todos guardan silencio mientras que yo narro lo sucedido. Me pongo de pie y me levanto la camiseta – Pero calculé mal.
Cierro los ojos y escucho gritos de sorpresa. Después noto unos fríos dedos sobre mi herida y me estremezco. Abro los ojos y veo a Katniss inclinada sobre mi zona magullada, que cada vez adquiere un tono más púrpura.
-Gale, me temo que vas a tener que aguantar con eso hasta que terminen los juegos. Aquí no hay doctores para hacerse cargo de los actos de los tributos. – yo asiento y paso mi lengua por la herida de mi labio. Aún puedo notar los puntos, ¿por qué me curó aquella noche aquel hombre? Y más importante, ¿cómo me hice ese corte?
La mesa vuelve a guardar silencio y yo sigo comiendo. Al rato me percato de que hemos terminado de entrenar, por lo que los juegos cada vez están más cerca.
-¿Cómo está nuestra agenda mañana? – le pregunto a Effie.
-Tenemos que prepararos para las entrevistas. Por la mañana yo me encargaré de Katniss y por la tarde de ti. Os enseñaré modales: cómo sentaros, cómo caminar…
-Y yo – la corta Haymitch – os intentaré preparar una estrategia, para que caigáis mejor a la gente. Primero a ti, Gale, y después a ti, preciosa.
-Y después llegaremos nosotros – dice Portia con su tranquila y suave voz.
-Tenemos un vestuario preparado para vosotros con el que todos y cada uno de los habitantes del Capitolio que asistan a las entrevistas quedarán asombrados – dice Cinna con una amplia sonrisa que contrasta con su oscura piel.
-En resumen, mañana va a ser un día bastante duro, ¿no? – pregunta Katniss.
Effie asiente.
Cuando terminamos de cenar nos sentamos en un sofá todos juntos, listos para ver los resultados de esta tarde.
Cuando la pantalla se enciende aparece un hombre con el pelo azul. Ya lo conozco, es Caesar Flickerman, lo sé por aquel día en el que Katniss y yo vimos la retransmisión de las cosechas. Algo que no deberíamos haber visto. Sin embargo, Effie cree que no lo conocemos, así que nos explica quién es. Tras unos minutos en los que el hombre dice que los tributos han sido puntuados sobre doce, siendo un cero la menos puntuación y un doce la mayor, comienzan a aparecer las caras de los tributos junto al número con el que han sido puntuados.
Los primeros son Marvel y Glimmer, ambos con un 9.
-Muy altos empezamos – digo sin poder ocultar el temor en mi voz.
-Suelen ser así, Gale. Son los profesionales – aunque Portia intenta tranquilizarme, no lo consigue.
Respiro hondo. ‘Podría ser peor’ me digo a mí mismo e, irónicamente, lo es.
-Cato, del Distrito 2. Tiene un 10.
Me río nerviosamente, sabía que el chico era bueno. Pero no imaginé que fuera tanto.
-Y su compañera de distrito, Clove, con otro 10.
Por un momento el corazón se me detiene y vuelvo unas horas atrás. Tengo a Clove a mi lado, diciéndome algo sobre lo equivocada que está la gente de mi distrito y que ella solo es un tributo más. Por un momento me lo creo. Los profesionales son solo tributos más fuertes. Pero no es así. Se han entrenado toda su vida para asistir a los juegos, matar a los demás tributos de la forma más violenta posible y llevarse toda la gloria a sus distritos. ¿Cómo pueden querer una gloria que solo consiguen cuando se convierten en unos asesinos? Y Clove es una de ellos, es una profesional. Es una chica fría y sin miedo, una chica calculadora y que ha estado a punto de engañarme. Pero ese 10 me ha abierto los ojos. En un enfrentamiento, ella no dudaría en clavarme uno de sus cuchillos en el corazón. Y, por un momento, yo me he sentido incapaz de plantearme matarla.
-Gale, ¿estás bien?
-¿Qué? – vuelvo al presente y veo a Katniss mirándome preocupada – Sí, – miento – estoy bien.
Miro a la pantalla. Caesar ya ha terminado de hablar de los chicos del Distrito 5.
-Ahora tenemos al chico del Distrito 6, William, con un 7 – miro fijamente la cara de Will, parece que ser hijo de un ganador no quiere decir que sea un gran enemigo – y Cassandra, con un 9.
-Y yo que pensaba que no serían muy peligrosos – comenta Katniss a mi lado. - Si no fueran aliados sería fácil deshacerse de Will pero con Cassy va a ser difícil.
Yo me limito a asentir. Caesar sigue dando las puntuaciones de los tributos , las cuales no son mayores de 8 en la mayoría. Algo que me tranquiliza, será más fácil que mueran a manos de otros tributos.
-Distrito 11. Tresh, con un 9 – veo a un chico de tez oscura junto a un gran nueve. Parece que no solo los profesionales pueden sacar buenas notas. Esto debería darme algo de esperanza ya que no es imposible que mi nota sea alta; pero también me produce temor. No solo tendré que tener cuidado con los profesionales. – Y Rue – la pequeña que me recuerda a Prim aparece y veo a Katniss inclinarse hacia delante. – con un 7.
Abro mucho los ojos. Una chica de unos 12 años ha conseguido un 7. ¿Qué habremos conseguido Katniss y yo?
Se hace un silencio sepulcral en la sala y noto cómo mi corazón late a toda velocidad.
-Y ahora, en el Distrito 12, tenemos a Gale Hawthorne con un 10.
Suelto un largo suspiro que me vacía los pulmones por completo. Un 10. Jamás lo hubiese imaginado.
-Enhorabuena – dice Portia a mi lado, y se inclina para abrazarme.
-Y Katniss Everdeen, con un 11.
En la sala el silencio se hace aún mayor. Me giro para ver la expresión de Katniss, que no despega la mirada del televisor. Ha atacado a los vigilantes y ha conseguido la puntuación más alta de todas, un 11. Ni siquiera los profesionales han sacado más nota que ella. Esto me extraña demasiado, ¿qué ha hecho en realidad Katniss en la sesión privada? Puede que nos dijera eso solo para que yo no supiera qué estrategia esta siguiendo.
Katniss se gira y me mira. Su expresión cambia totalmente al encontrarse con mis ojos. Ha dejado de ser de sorpresa.
-¿Qué? - pregunta molesta.

8 comentarios:

  1. P-E-R-F-E-C-T-O

    Espero el siguiente Ana:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Clara (:
      Intentaré tenerlo para el domingo^^

      Eliminar
  2. Hola, he afiliado tu blog al mio, ¿podrias afiliarme tu? y si no te importa darme una opinion sobre mi blog, gracias!

    Link:
    panem10decadasdespues.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro^^ En cuanto pueda te afilio y te doy mi opinión (;

      Eliminar
  3. NEEEECESITO EL SIGUIENTE PORFAVOR;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sientooo. Lo siento muchísimo. Pero hasta este fin de semana no subiré. He estadode viaje y estoy agotada. Lo siento :(

      Eliminar
  4. Tu blog ha sido nominado a mis Premios J. Mason.
    Pásate y, ¡a votar!

    http://veranonumero16.blogspot.com.es/2013/04/nominaciones-de-los-premios-j-mason.html#more

    Un abrazo,
    Verano Número 16

    ResponderEliminar